/// . Baobá Voador .
Luta Qom, Argentina
Categories: Manifest-ações

Llegando por Hipólito Yrigoyen, el acampe tiene una antesala que es un gran tendedero de ropa, una reja, que al sol seca las prendas mojadas en la lluvia del sábado que trajo al nuevo enemigo qom: el frío invernal que cayó sobre Buenos Aires. En eso están los indígenas y otros voluntarios cuando este lunes 2 de mayo, cerca de las 19, llego a una 9 de Julio atravesada por un gran camión de correo: las bolsas de ropa donadas suben, en cadena, a este gigante de Andreani que llevará todo hasta Formosa, donde están los otros, y donde debieran estar éstos.

 

Del otro lado, casi cien personas atraviesan la 9 de julio y detienen el tránsito en plena hora pico. Los policías silbatean sin sentido el descontrol, y molestan acaso el canto indígena que se celebra en plena avenida:

Cinco siglos resistiendo,
Cinco siglos de coraje,
Manteniendo la esencia.

Y después:

A la orilla de la ruta, viven mis hermanos,
Miren a los perseguidos, llamado pueblo qom,
Primavera perseguida, llamado pueblo qom.

(Un taxi pasa y grita que vayamos a laburar, que siempre lo mismo, que no puede ser…)

La reunión

Todo es parte de los imprevistos que tuvo esta tarde de mayo en que, por primera vez, referentes de la comunidad qom La primavera fueron atendidos en Casa Rosada. Atrás quedó la conferencia de prensa que exigía, otra vez más, que alguien los atienda. Los panfletos sobre la huelga de hambre están también obsoletos. “Mucha gente se tiene que ir…¿Cuándo llegará Félix?” pregunta alguien. Los que se tienen que ir son los qom. Poco antes de la medianoche llega una combi, bajan Félix Díaz, algunos compañeros, integrantes de organismos de derechos humanos, cinco horas después de haber subido al mismo vehículo, al calor de las sonrisas y un canto unánime:

Los todavía presentes habían esperado y combatido el frío a puro baile y mate.

Hay mucha expectativa, y cierto aire de victoria (en el discurso, en los agradecimientos) que se desvanecen ante la lectura del documento recién firmado en la Casa Rosada: se abrió una Mesa de trabajo y diálogo. Dice Félix, contundente: “No puedo decir que estoy feliz”.

El acampe tiene casi cinco meses desde que la represión en Formosa provocó dos muertos, decenas de heridos, decenas de ranchos quemados a los qom que reclaman por tierras que les pertenecen y han quedado entrampadas en el circuito sojero y en proyectos provinciales que desconocen esa posesión de territoriso indígenas, que reconocen las leyes internacionales. Tuvo que intervenir la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reclamando al Estado Argentino que garantice, mientras el conflicto contnúa, la vida de los qom.

 

 

La mesa está servida


 

La Mesa estará compuesta por funcionarios del gobierno formoseño, del propio Ministerio del Interior, de Desarrollo Social, del gobierno formoseño encabezado por el kirchnerista Gildo Infrán. Y además, integrantes de Madres de Plaza de Mayo, el CELS, la APDH (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos) de la Matanza y Nacional, la Defensoría del Pueblo, Parques Nacionales, Los Institutos Nacionales contra la Discriminación (INADI) y de Asuntos Indígenas (INAI), y la Secretaría de Pueblos Originarios de la CTA, según enumera Félix. La primera cita será a las 18 del lunes próximo (9 de mayo), y así cada quince días.

 

Es curiosa esa periodicidad de los encuentros, que en nada atienden la urgencia del caso: entre reunión y reunión, los qom deberán esperar dos semanas (en 9 de julio, en el frío). Pero también a esto atiende el documento firmado por el Ministro del Interior, Florencio Randazzo, Félix Díaz y los organismos recién mencionados que se ofrecen como “garantes”. El documento interpela a Díaz a que “consulte” a sus compañeros sobre la posibilidad de levantar el acampe. El tiempo dirá si estas son condiciones o extorsiones. Mientras tanto, Félix refirió estas palabras en casi quince minutos de discurso:

 

  • “Es un paso importante”.
  • “Es una brecha de diálogo”.
  • “Sirve para empezar a discutir una política indígena”.
  • “Hay cosas que no podemos negociar”.
  • “No es la solución a nuestros pedidos”.

 

Luego, el micrófono giró entre algunos que lo habían acompañado a la reunión con Randazzo:

 

  • Pérez Esquivel: “La reunión fue positiva. Esperemos que estos acuerdos sean cumplidos; los organismos seremos garantes de esto. Ojalá sea un primer paso en la relación del Estado con los pueblos originarios”. Denunció, otra vez, al feudo de Gildo Insfrán.
  • Pablo Pimentel, de la APDH de La Matanza: “Es un papel, ahora hay que concretarlo”.
  • Nora Cortiñas: “¿Hacía falta esperar tantos meses para esto?”.

fonte: http://lavaca.org/notas/qom-sin-solucion-pero-con-mesa/

Leave a Reply